psicoalmaguer

Inicio » Publicaciones con la etiqueta 'afecto'

Archivo de la etiqueta: afecto

Disfruta de tu tiempo

Las 3 Claves de la Felicidad: Perdónate bien, quiérete mejor y coge las riendas de tu vida. Mª Jesús Álava Reyes

principal-portada-las-tres-claves-de-la-felicidad_2-es_medPara ser felices hemos de perdonarnos y dejar de sentirnos culpables por lo que hemos hecho en el pasado o por lo que hemos dejado de hacer. Perdonarse es una maravillosa forma de quererse, de ser amigo de uno mismo, de aceptar que podemos equivocarnos y aprender de las experiencias difíciles sin perder la autoestima.

Perdonar no es siempre olvidar, pero nos devuelve la paz y premia nuestros esfuerzos; nos reconcilia con nosotros y con los demás. El perdón nos permite ser dueños de nuestras emociones y constatar que no hay felicidad sin sensibilidad, ni sabiduría sin flexibilidad.

Más de treinta y cinco años de experiencia avalan la labor de Mª Jesús Álava, quien nos ayuda en esta obra a coger las riendas de nuestra vida y dar un paso firme en la búsqueda de la felicidad.

Las 3 Claves de la Felicidad: Perdónate bien, quiérete mejor y coge las riendas de tu vida. Mª Jesús Álava Reyes. La esfera de los libros, 2014.

“La madre buena” en la Neurosis Obsesiva.

LLa madre buenaa familia en los pacientes neuróticos obsesivos es fundamental para poder comprenderlos. Vamos a ver cómo suele ser su estructura, centrándonos sobre todo en las madres de estos pacientes.

 

 

Las madres de los obsesivos son madres excelentes, siendo muy difícil “agredirlas”, y cuando se hace se paga muy caro con la culpa. Estas mujeres generalmente son muy superyoicas, autoexigentes y normativas, empezando por ellas mismas y también por ende con sus hijos. Por ello son madres que limitan mucho, más allá de lo razonable. Son mujeres sobriamente entregadas, sólidas, no dramáticas, con mucha consistencia.

Pero, ¿dónde están los afectos?. Hay una cierta carencia afectiva en estas madres. Las propias normas y deberes ahogan los afectos, aunque quieran a sus hijos. Un niño no percibe el afecto en ellas. Son madres que por ejemplo pueden tocar poco a sus hijos, aunque sí atenderlos escrupulosamente. Se implican todo lo que pueden pero la sensación que irradian es de lejanía. Pero, una mujer tan preocupada por sus hijos y su familia es muy difícil de atacar.

Los padres que se únen a estas mujeres son más afectivos, menos normativos, cumplidores, que aceptan las reglas de la mujer. Puertas afuera llevan el orden social, y puertas adentro lo lleva la mujer. Aún así sigue existiendo una atmósfera consistente. Ambos protegen al hijo a su manera. El resultado es una familia bien trabada, con pocas fisuras, muy organizada.

Pero, ¿qué ocurre con los niños ante esta situación familiar?.

Los niños son hiperguiados o hiperprotegidos. Las normas surgen de una manera precoz. Cuando el niño descubre que hay cosas que pasan que no regula él, ya está maduro para poder acatar las normas y entender que hay normas que le trascienden. La precocidad con que las normas se introyectan, la agresividad que eso produce y la incapacidad de liberar esa agresividad a la madre, provoca unas culpas gigantescas: La absoluta represión de la agresión es patológico.

Los niños entran en el registro de lo real muy pronto, por lo que en el futuro les resultará muy complicado usar la imaginación. Con el tiempo, se convierten en enfermos del control, más allá donde el control no se puede controlar. La angustia provoca la necesidad de controlar una situación que es incontrolable, llevando al sujeto a una “formación reactiva”: en vez de asumirlo, se produce una idea de hipercontrolarlo todo. Pueden confundir “lo probable” con “lo posible” y la duda se convierte en su pensamiento típico, ya que buscan resolver los problemas con una certidumbre del 100%.